Sauver Le Darfour dans le monde

La creciente violencia en Chad dificulta la ayuda humanitaria a miles de personas

El Mundo, 15 Novembre 2006

Miles de familias huyen de sus hogares como consecuencia de la violencia creciente en el este de Chad. Intermón Oxfam y el alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) alertan de la grave situación humanitaria que se vive en esta zona y de las dificultades para poder asistir de manera adecuada a los residentes locales, desplazados internos y refugiados.

Numerosas poblaciones en el sudeste del país, en la zona fronteriza con la conflictiva región de Darfur (Sudán) han sido atacadas en los últimos días, forzando un éxodo masivo, según Intermón. Las familias cuentan que hombres armados a caballo han atacado sus pueblos, robado sus posesiones y quemado sus cosechas. Ha habido decenas de heridos y decenas de muertos.

"La situación es muy, muy desesperada y todo indica que empeorará. Hay mucha gente que está sufriendo. Están bebiendo agua sucia y no tienen nada para comer", explica Roland Van Hauwermeiren, coordinador de las operaciones humanitarias de la ONG en la zona.

Grupos de personas desplazadas se han ido juntando en los únicos lugares seguros en la región, los campos de refugiados donde las agencias humanitarias proporcionan comida, agua y medicinas a más de 218.000 refugiados sudaneses, y donde ofrecen suministro de agua a las poblaciones locales que rodean los campos. A medida que el número de desplazados aumenta, también crece la presión sobre el suministro limitado de agua, comida y medicinas.
Crece el número de desplazados

Desde el 7 de noviembre, cerca de 5.000 nuevos desplazados chadianos se han dirigido a un lugar para desplazados internos (IDP) en Habile a 45 kilómetros al sudeste de Goz Beida. Otros están huyendo a algún lugar cerca de la misma localidad. Se están realizando censos pero aún no se tienen números definitivos.

Los cooperantes que viajan por carretera en los alrededores de la localidad de Goz Beida, en la misma región, informan de que cientos de personas viajan a pie, llevando consigo unos pocos bienes esenciales que han sido capaces de salvar de sus pueblos saqueados y quemados.

Las organizaciones humanitarias hacen un llamamiento a la comunidad internacional para una rápida movilización de una presencia multinacional en Chad que garantice la protección de los cientos de miles de civiles chadianos y refugiados sudaneses, así como a los trabajadores humanitarios que están tratando de asistirles.

"Es esencial que los trabajadores humanitarios podamos llegar hasta la población desplazada cerca de Koukou y del campo de refugiados de Goz Amir", explica Van Hauwermeiren. "Nuestro mayor reto ahora mismo es la seguridad, y la población dice que las cosas empeorarán. Si empezamos a mover suministros y equipos a las zonas afectadas y quedamos paralizados por la inseguridad, no podremos ayudar a nadie".