Sauver Le Darfour dans le monde

Sudán acepta enviar a Darfur una fuerza de paz de la ONU y la Unión Africana

El Mundo, 17 Novembre 2006

El Gobierno de Sudán ha alcanzado un acuerdo preliminar sobre una fuerza de pacificación conjunta entre las Naciones Unidas (ONU) y la Unión Africana (UA) para la región de Darfur.

El acuerdo ha sido alcanzado en Addis Abeba (Etiopía) durante una reunión convocada por el secretario general de la ONU, Kofi Annan, para tratar la crisis existente en la región occidental sudanesa de Darfur.

"Queda aún por clarificar el tamaño de la fuerza. Las tropas serán aportadas por la UA en la medida que sea posible, mientras que la ONU se hará cargo del comando y el control del operativo", ha explicado Annan en Addis Abeba, según la transcripción ofrecida por la Oficina del Portavoz de la ONU.

El Consejo de Seguridad aprobó una resolución en la que autoriza la ampliación de la misión de la ONU en Sudán (UNMIS) para enviar 27.000 soldados a Darfur, con el objetivo de que asuman el mando de la fuerza de paz que con 7.000 efectivos tiene desplegada la UA, cuyo mandato expira a finales de año.

Sin embargo, en el documento se especificaba que el envío de cascos azules a la región sólo se podrá efectuar con el consentimiento del Gobierno de Sudán, que hasta el momento se ha opuesto con firmeza.

El presidente sudanés, Omar Hassan al Bashir, considera que entregar la misión de paz de la UA a la ONU amenaza la soberanía de Sudán y sólo empeorará la situación humanitaria en Darfur.

Ante el estancamiento de la situación, la ONU ha propuesto una fórmula "híbrida" para la fuerza de paz, en el que se prevé la ampliación de las tropas, aunque contarán con el apoyo logístico y técnico del organismo mundial.
Un impulso al acuerdo de paz

El acuerdo alcanzado todavía debe ser aprobado sin reservas por las autoridades sudanesas, previsiblemente en la reunión del Consejo de Paz y de Seguridad de la UA que se celebrará el próximo 24 de noviembre en la República Democrática del Congo.

En el documento también se establece que el conflicto de Darfur sólo puede resolverse mediante la vía política, con lo que se da prioridad a la necesidad de impulsar el alto el fuego y presionar a los grupos rebeldes que no lo hayan hecho a firmar el tratado de paz de Abuya (Nigeria).

Ese pacto fue suscrito por una facción del Movimiento de Liberación de Sudán (MLS), pero no por el otro grupo principal, el Movimiento para la Justicia e Igualdad (MJI).

Amnistía Internacional junto a otras organizaciones, viendo que el acuerdo de paz no frenaba el deterioro de la crisis humanitaria, hizo un llamamiento a la ONU para que enviara a la región una fuerza de mantenimiento de la paz para proteger a la población civil de Darfur. La ONG insistió entonces en que "sólo un compromiso renovado y decidido por parte de la ONU y de la comunidad internacional puede hacer albergar alguna esperanza de que se ponga fin al sufrimiento de esta gente". Sin embargo, el Gobierno de Sudán se ha opuesto siempre a dejar entrar en la zona los 'cascos azules' de Naciones Unidas.

El conflicto de Darfur estalló en febrero de 2003, tras más de dos décadas de guerra civil, cuando estos grupos rebeldes se alzaron en armas en protesta por la pobreza y la marginación impuesta por el Gobierno a la zona, en la frontera con Chad.