Sauver Le Darfour dans le monde

Sudán expulsa de Darfur a una agencia noruega a la que acusa de espionaje

El Mundo, 23 Novembre 2006

Funcionarios sudaneses ordenaron al Consejo Noruego para Refugiados abandonar el estado de Darfur del Sur, acusando de espionaje y divulgación de información falsa a la agencia de ayuda humanitaria.

"Hemos decidido no renovar el acuerdo técnico con el Consejo Noruego para Refugiados en el estado de Darfur del Sur", explicó Mohamed Salih, director del departamento de relaciones internacionales del mencionado distrito. "Ellos han hecho informes sobre movimientos militares y fuerzas armadas (...), lo cual está en el dominio del espionaje", agregó.

El Consejo Noruego para Refugiados (NRC, por su sigla en inglés) anunció la semana pasada que se retiraba de Darfur del Sur porque la obstrucción gubernamental y la suspensión de su trabajo imposibilitaban su permanencia en la región, donde presta ayuda a cerca de 300.000 personas. Sin embargo, este martes el personal de la agencia permanecía aún en la zona.

Mohamed Salih acusa al grupo de publicar un informe falso sobre 80 casos de violación cerca del campamento de Kalma, el más grande e inestable del estado, que acoge a cerca de 100.000 refugiados originarios de Darfur.

En este sentido, afirma que "el gobierno de Darfur del Sur junto con la Misión de la ONU en Sudán (UNMIS) y la Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) (...) tuvieron una reunión conjunta en la que se llegó a la conclusión de que el informe del NRC sobre 80 violaciones era falso".
La ONU respalda a la ONG

Sin embargo, la portavoz de Naciones Unidas Radhia Achouri negó que la UNMIS formara parte de dicho comité y la OCHA reconoció haber participado en la reunión, pero aseguró que respalda el informe del NRC sobre las violaciones.

El NRC era el coordinador en el campamento de Kalma. Los residentes de Kalma quemaron y saquearon las dependencias de los funcionarios de gobierno en el campamento y las autoridades dicen que los rebeldes las usan como base para sus operaciones.

La operación humanitaria que se lleva a cabo en Darfur es la mayor del mundo, con 14.000 trabajadores tratando de ayudar a cerca de 2,5 millones de personas que huyeron desde sus casas hacia campamentos de reugiados como consecuencia de los combates que se libran en la zona y que, según los expertos han dejado más de 200.000 muertos.

El viaje a Darfur que realizó la semana pasada el jefe humanitario de la ONU Jan Egeland, se acortó después de que fuerzas de seguridad gubernamentales dijeran que no era seguro que él visitara las afueras de las capitales estatales.

Egeland dijo que las restricciones del Gobierno y las operaciones del Ejército ponen en peligro todas las acciones de ayuda a Darfur.