Sauver Le Darfour dans le monde

La Unión Africana pide ayuda internacional para Darfur

El Pais, 02 Octobre 2006

Mientras el Gobierno de Sudán persiste en su negativa a aceptar cascos azules de la ONU en Darfur (oeste del país), cobra fuerza la alternativa de una misión africana, reforzada desde fuera. En esta línea, la Unión Africana (UA) pidió ayer ayuda a la comunidad internacional para que sus cascos verdes puedan continuar su misión en el polvorín sudanés.

La situación en Darfur atraviesa su momento más crítico desde que grupos rebeldes se alzaran en armas en 2003 para disputarse el control de los recursos. "Vamos a reforzar nuestras tropas en hombres y en medios y necesitamos más recursos. Tenemos la garantía de que nuestros socios tradicionales, entre ellos la Unión Europea, van a asistirnos. La Liga Árabe también nos aseguró su apoyo", declaró ayer el presidente de la UA, Alpha Oumar Konaré, en Addis Abeba, para quien se "corre el riesgo de asistir al síndrome de Ruanda", donde la falta de intervención de la comunidad internacional condujo a la catástrofe.

El pasado agosto, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó el envío de 20.000 cascos azules a Darfur, la región sudanesa rica en petróleo en la que han muerto 200.000 personas y otros dos millones han tenido que huir de sus casas a causa de la violencia. La pelota parece estar cada vez más en el tejado de la misión africana, compuesta por 7.000 soldados mal equipados y previstos de un mandato débil, ha decidido prolongar su misión hasta finales de año, pero para que su presencia sea efectiva debe ser reforzada, según coincidieron ayer africanos y europeos. "En la situación actual, la Unión Africana no puede asumir el trabajo si no cuenta con una contribución de Naciones Unidas", sostuvo ayer en Etiopía el comisario europeo de ayuda al desarrollo, Louis Michel.

Mientras que la UE ha sido hasta el momento el mayor contribuyente a la misión de cascos verdes africanos con una aportación de 242 millones, la Liga Árabe, que en julio prometió grandes aportaciones, aún no ha hecho realidad sus promesas.

Los europeos consideran crucial la implicación de los árabes en la misión militar en Darfur, no sólo por la importancia de que haya soldados que hablen la misma lengua que los sudaneses, sino sobre todo, porque en su opinión desactivaría la dinámica de choque de civilizaciones hacia la que el Gobierno de Jartum empuja este conflicto, según explicaron fuentes europeas. Sudán considera que la presencia de soldados internacionales forma parte de "un compló sionista" dirigido por EE UU, que pretende invadir el país petrolero y ha advertido que no permitirá la entrada de cascos azules.