Sauver Le Darfour dans le monde

Sudán rechaza rotundamente el despliegue de una misión de paz de Naciones Unidas en Darfur

Elmundo.es, 25 Août 2006

• El presidente afirma que no permitirá que el Reino Unido vuelva a colonizar su país
• Asegura que los 7.000 soldados enviados por la Unión Africana ya realizan un buen trabajo
• Una diplomática de Estados Unidos tenía previsto viajar el viernes a Jartum para negociar con las autoridades locales

El presidente sudanés, Omar al Bashir, renovó el jueves su negativa al despliegue de tropas de Naciones Unidas en la región occidental de Darfur. Además, aseguró que no permitirá que el Reino Unido vuelva a colonizar su país.

El máximo mandatario agregó que el proyecto británico-estadounidense pretende convertir a Sudán en un protectorado. "No permitiremos que Gran Bretaña vuelva a colonizar Sudán otra vez, después de más de 50 años de independencia".

Durante una conferencia de masas celebrada en la ciudad de Al Qatina, a 90 kilómetros al sur de Jartum, el presidente amenazó con expulsar del país al embajador británico en caso de que el Consejo de Seguridad de la ONU apruebe el proyecto para desplegar fuerzas multinacionales.

El pasado 21 de agosto, Washington y Londres presentaron un proyecto de resolución para expandir la misión de Naciones Unidas (UNAMIS) en 17.300 efectivos más y desplegar parte de ellos en la convulsionada región de Darfur, en el noroeste de Sudán.

En la actualidad, hay una misión de paz de la Unión Africana (UA) en esta conflictiva región, conocida como AMIS y que cuenta con 7.000 soldados, con expectativas de que se convierta en un operativo bajo bandera de la ONU capaz de frenar la grave crisis humanitaria que afecta a esa región.

Sin embargo, Al Bashir se opone rotundamente a una fuerza pacificadora de este tipo, alegando que la UA ya está realizando un buen trabajo y que un ulterior despliegue tiene otras "motivaciones ocultas".

El pasado mes de junio, Sudán suspendió el trabajo de una misión de Naciones Unidas en Darfur después de acusar al organismo internacional de transportar a un líder rebelde que se opone al acuerdo de paz que se alcanzó en mayo de 2006.

El Consejo de Seguridad de la ONU ha convocado para el lunes una reunión de alto nivel con el objetivo de analizar la situación, a la que han sido invitadas las principales autoridades sudanesas y los representantes de la Unión Africana, la Liga Árabe y la Organización de la Conferencia Islámica (OIC). Sin embargo, Al Bashir solicitó el jueves aplazar este encuentro. El mandatario de Sudán escribió una carta al presidente de turno del Consejo de Seguridad para agosto, el embajador ghanés, Nana Effah Appenteng, en la que solicita el aplazamiento al alegar "que es necesario una mayor preparación".

En la misiva, se expone que la convocatoria de la reunión "está en concordancia con los deseos del país de continuar el diálogo y lograr un entendimiento mutuo para consolidar la paz en Darfur". Sin embargo, Al Bashir también expresa la necesidad de que haya una participación "efectiva", con lo que aduce que se requiere una mejor preparación tanto para su Gobierno, como para los organismos invitados.

Frenar el genocidio

Effah-Appenteng señaló que la fecha de la reunión se mantiene para el próximo 28 de agosto, por considerar que "la situación en Darfur es tan grave que merece atención". No obstante, indicó que las autoridades de Jartum no asistirán, así como tampoco los máximos representantes de la Liga Árabe y de la OIC, mientras que la UA tendrá una representación a nivel medio.

Por su parte, la secretaria de Estado adjunta para Asuntos Africanos de EEUU, Jendayi Frazer, tenía previsto viajar el viernes a Sudán para tratar de convencer al Gobierno de la necesidad urgente de desplegar la mencionada fuerza de paz de la ONU. "No podemos dejar que las atrocidades continúen. Cada día que pasa sufren más hombres, mujeres y niños inocentes", señaló la diplomática. "Creemos firmemente que debemos actuar ahora", indicó Frazer, quien recordó que una de las principales prioridades del Gobierno de George W. Bush es frenar el "genocidio" de Darfur.

La responsable estadounidense explicó que la mejor forma de poner fin a la crisis humanitaria consiste en que las fuerzas de la Unión Africana (UA) desplegadas transfieran su misión a un contingente de paz de la ONU que se encargaría de proteger a los civiles y garantizar la llegada y la distribución de ayuda humanitaria.