Sauver Le Darfour dans le monde

Más de 200 mujeres han sido violadas en un campo de refugiados en Darfur en el último mes

Elmundo.es, 24 Août 2006

La ONU alerta del peligro que corre la población infantil en Sudán

Más de 200 mujeres han sido violadas en el campo de refugiados de Kalma, uno de los más grandes de Darfur, en las últimas cinco semanas, según la organización Comité Internacional de Rescate.

Este grupo denuncia que esta es sólo una prueba más de la creciente ola de violencia en la región, con un incremento de los ataques a trabajadores humanitarios y a las aldeas, que obligan a su población a desplazarse. En la actualidad, Kalma alberga a unas 100.000 personas.

"Estábamos acostumbrados a recopilar información de unos dos a cuatro incidentes sexuales en Kalma al mes", ha señalado un miembro del Comité, Kurt Tjossem. La ONG no ha especificado quién cometió los asaltos sexuales, pero en el pasado los refugiados han acusado a las milicias Janjaweed progubernamentales de acoso.

Según el Comité, más de 50.000 personas se han visto obligadas a refugiarse en campos en las últimas semanas, uniéndose así a los más de dos millones de deplazados por el conflicto. Además el pasado mes, nueve trabajadores humanitarios fueron asesinados, y 20 vehículos fueron robados en Darfur.

Alerta de la ONU

El secretario general de la ONU, Kofi Annan, ha alertado del peligro que corre la población infantil en Sudán, al estar expuesta a la violencia sexual, los secuestros, las matanzas, y el reclutamiento como soldados.

"Se estima que miles de niños todavía están asociados con el Ejército y los grupos armados en Darfur, activamente involucrados en el conflicto", según Annan.

El titular de la ONU pide al Gobierno sudanés que ponga fin al proceso de reclutamiento de menores para engrosar las milicias gubernamentales, conocidas como Janjaweed, e insta a los rebeldes que operan en Darfur a hacer lo mismo.

También ha subrayado la necesidad de investigar y llevar ante la justicia a los responsables de las facciones enfrentadas que no protejan las mujeres y las niñas, considerada la población más vulnerable entre los desplazados.

"La violencia contra las mujeres en Darfur continúa. Las niñas son el blanco de los enfrentamientos entre etnias y son violadas deliberadamente como una humillación a todo el grupo", resaltó.

Deterioro de la seguridad

Annan mostró su preocupación por el deterioro de la situación de la seguridad en Darfur, en general por los continuos enfrentamientos entre las milicias rebeldes que respaldan el acuerdo de paz y las que lo rechazan.

El Consejo de Seguridad ha convocado una reunión la próxima semana para analizar la situación en la convulsionada región y se han invitado a las autoridades sudanesas y a los representantes de la Unión Africana (UA), la Liga Arabe y la Organización de la Conferencia Islámica (OIC).

La UA, que cuenta con 7.000 efectivos en Darfur, integrantes de una fuerza pacificadora conocida como AMIS, ha dejado claro que no puede seguir manteniendo económicamente la presencia de sus tropas, y aprobó que el operativo se transforme en una misión de paz bajo bandera de la ONU.

El Gobierno de Jartum, sin embargo, se niega a la presencia de una fuerza internacional de la ONU y prefiere enviar 10.000 soldados para que supervisen el alto el fuego en Darfur y calmen a los rebeldes que no han firmado la paz.

EEUU y Reino Unido presentaron ante el Consejo de Seguridad un proyecto de
resolución para que se autorice la ampliación de la misión de paz de la ONU (UNMIS), que actualmente opera en el sur del Sudán, para que envíe unos 17.000 efectivos a Darfur.

En enero de 2005, el Gobierno sudanés y los rebeldes del sur del Ejército Popular de Liberación de Sudán (EPLS), firmaron un acuerdo de paz que puso fin a una guerra que duró 21 años.

En mayo pasado Jartum y el Movimiento para la Liberación de Sudán (MLS) firmaron otro tratado de paz en Abuya (nigeria), que no fue suscrito por el otro principal grupo rebelde, el Movimiento de Justicia e Igualdad (MJI), pero la violencia continúa.

Desde que estalló el conflicto en Darfur, han muerto al menos unas 200.000 personas y dos millones más se han visto forzadas a abandonar sus hogares y alojarse en campamentos de refugiados en Sudán y en el vecino Chad.